No vamos a matar a la gallina de los huevos de oro”. Con esta frase, el nuevo presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, comenzó su administración al frente de la principal compañía petrolera colombiana. Dijo que el objetivo es garantizar su rentabilidad, pero a renglón seguido, en una gira en cadenas radiales, afirmó que descartaba la firma de nuevos contratos para la exploración de petróleo y gas natural, algo que va en línea con lo que ha expresado el Gobierno nacional.

En menos de 24 horas, el pasado 25 de abril, la acción de la petrolera se desplomó. Las declaraciones de Roa, que algunos expertos del sector calificaron como “confusas” y “desacertadas”, llenaron de incertidumbre a los inversionistas y, de paso, golpearon el valor de Ecopetrol tanto en Wall Street (Bolsa de Nueva York) como en la Bolsa de Valores de Colombia.

“Hay 85 convenios vigentes para seguir buscando sin la necesidad de firmar nuevos contratos de exploración”, sostuvo en su ronda de medios nacionales.

Luego explicó que entre 2014 y 2021 el país no firmó un solo convenio para desarrollo petrolero. Y agregó que “el país incrementó su producción gracias al recobro mejorado. El bombeo pasó de 720.000 barriles promedio día (bpd) a 860.000 bpd”.

Por tanto, el directivo apelará a que la compañía acuda a nuevas tecnologías para incrementar el nivel de extracción del 18 % al 22 % en los pozos petroleros del país.

Más allá del positivismo de Roa, lo cierto es que bajo este contexto, la acción de Ecopetrol en Wall Street cayó por el orden del 12 %.

¿Cómo entender esta caída y su impacto en las finanzas y el valor de la petrolera? Sergio Cabrales, profesor de la Universidad de los Andes y de la Maestría en Ingeniería de Petróleos, explicó que la caída tiene dos variables. Por una parte, las declaraciones de Roa Barragán, y por el otro, el inicio del período exdividendos para inversionistas, con un aporte del 7 % a esa reducción.

En los cálculos de Cabrales, la tendencia negativa en el mercado bursátil le costó a Ecopetrol en su valor de acciones unos $6,2 billones.

Para ver la magnitud del impacto de esta coyuntura, Cabrales recordó que Ecopetrol le dejó al país $42,4 billones en 2022 en dividendos, regalías e impuestos, lo que equivale a $840.000 para cada uno de los 50 millones de colombianos.

La acción de Ecopetrol se ubicó entonces en $2.235, es decir, su cotización más baja desde el 20 de diciembre del 2022. Por tanto, la capitalización de la compañía en bolsa pasó de $98,1 billones a $91,9 billones. Esto es el equivalente a una desvalorización bursátil de $6,2 billones, como precisó Cabrales.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *