En voz baja entre las filas de la Policía y el Ejército la molestia está creciendo. Esta vez no se trata de una barrida inesperada de oficiales o de no tener en cuenta a estas fuerzas para anunciar medidas en medios de la negociación con organizaciones ilegales. La preocupación e incomodidad tiene que ver con una decisión que afecta directamente el bolsillo de los uniformados y su sueño de tener casa propia.

Este decreto se está compartiendo una y otra vez entre los miembros de la Policía y el Ejército y la molestia es evidente, pues les afecta su eventual intención de comprar vivienda para sus familias, en medio de una carrera que tiende a ser muy corta.

Se trata del decreto 2636, del 30 de diciembre de 2022, por medio del cual se realiza “el ajuste al esquema vigente de subsidios de vivienda para los afiliados a la Caja Promotora de Vivienda y de Policía”.

Hasta la aprobación y firma de este documento, los subsidios para policías y militares alcanzaban estos montos: para oficiales por un monto de 140 millones de pesos, suboficiales 62 millones, y para soldados profesionales y agentes algo más de 47 millones.

El recorte, del que se enteraron sorpresivamente y que fue firmado mientras militares y policías estaban en plenas fiestas de fin de año, estableció una nueva tabla de subsidios que van de este modo: para oficiales por un monto de 121 millones de pesos, 20 menos de lo que recibían. Para los suboficiales pasa de 62 millones a 54 millones de pesos.

Los únicos que no resultaron afectados fueron los militares y policías de más bajo rango, es decir, los agentes y soldados profesionales, para ellos la asignación sigue siendo de 41 salarios mínimos, es decir 47.560.000 pesos.

El argumento para tomar esta decisión está explicado técnicamente en decreto y se basa en un estudio llamado “Nuevo Esquema Actualización Subsidios de Vivienda Caja Honor”, fechado 09 de agosto de 2022, y presentado por la Subgerencia Financiera de la Caja Promotora de Vivienda Militar y de Policía.

Según este documento, “el aporte del 3% que realiza el Ministerio de Defensa Nacional no cubre en su totalidad el monto de subsidios de vivienda por año, lo cual, sumado a la inflación, el incremento del Salario Mínimo Legal Mensual Vigente, el aumento en la población para acceso al subsidio de vivienda y las brechas existentes entre cada categoría, hacen insostenible financieramente para la Entidad el actual esquema de subsidios para vivienda”.

El decreto circula de celular en celular entre las fuerzas militares y de policía, la molestia que no se expresa en público fue planteada a SEMANA, y manteniendo reserva de la fuente, hombres de estas fuerzas manifiestan que desde que llegó el nuevo Gobierno se han tomado medidas que de una u otra forma los afectan, y ya no hay certeza de muchas cosas en el ámbito operacional.

Pero en esta ocasión plantean que el golpe es directo y al bolsillo de militares y policía, y aunque destacan que el decreto recién firmado no afecta los soldados profesionales y agentes, que son el músculo más grande, la preocupación está creciendo.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *